Total de visualitzacions de pàgina:

dimecres, 27 de maig de 2015

LA MONTAÑA DE CURA SE VISTE DE PRIMAVERA

Maria Sansó Femenias, 3r D
Nacen las primeras flores, tímidas, enseñando pétalos vivaces, desenfadados, llenos de color y de vida, escondidas entre arbustos, que ahora brillan verdes como nunca. Gigantes árboles que han esperado tres estaciones para lucir su mejor vestido, galanes, me enseñan cada una de sus pequeñas hojas verdes, deslumbrantes, fuertes, como nunca. A su lado, simpáticas flores que me saludan con todo su esplendor, y que muy pronto se transformaran en frutos, frutos de primavera, coloridos, brillantes, sabrosos. Frutos de toda una vida. Entre arbustos y flores, sucede la magia, el renacer de una nueva estación que va inundando cada pequeño rincón de esta montaña de vida, de felicidad.
El cielo extraodinariamente azulado, despejado, las nubes ya no sacan la cabeza para saludar, se esconden ya de este sol que brilla, radiante, y que invade toda la montaña y la hace especial, como cada primavera. Sol, que calienta, acogiéndote y viajando a lo que será el verano, época de locura desenfrenada, de no tener ninguna preocupación, de simple felicidad. Pequeños suspiros de viento, que aún tienen algo que decir están acariciándome cada uno de mis cabellos, con los que baila un sencillo, pero mágico, vals de despedida, Mis ojos están asombrados, es increíble cómo todo este paisaje me saca su mejor sonrisa y me invade de recuerdos.
Los pequeños animales se asoman para salir ya de sus madrigueras; expectantes, empiezan a correr y a volar. Mariposas de mil y un colores hacen su primer vuelo entre flores. Los pájaros, escondidos entre las ramas más altas de los árboles, cantan, cantan como llevan ya timpo sin hacerlo, preciosas melodías, sin fin.

¡Qué bonito todo en conjunto, mágico, único!
Da vida.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada